Luego de que Favio Encinas se posicionara como ECD (Director Creativo Ejecutivo) de Rock and Roll se concreta el ingreso de Oso Defás, reconocido y multipremiado publicista ecuatoriano, para tomar el liderazgo del área creativa de la agencia. La apuesta busca continuar el crecimiento que la empresa viene reflejando en su cartera de clientes y llevar la propuesta creativa a un nuevo nivel. Entrevistamos a Oso Defás para conocer más sobre esta prometedora nueva etapa de la agencia y conversamos sobre este gran desafío para el 2021 en adelante.

1. ¿Cómo describes este nuevo desafío y cuáles son tus expectativas?

Siento que ha sido como cuando dos chicos se gustan, pero ninguno se anima a decir algo y de pronto se acomodan las cosas para que pase todo.

Para mí es algo totalmente emocionante y muy retador, Rock and Roll es una agencia que admiro mucho por su perfil creativo y por su forma de ver las marcas.

Las expectativas son enormes, estamos cerrando un año atípico y empezar justo ahora, hace que este nuevo ciclo sea bastante simbólico, porque literalmente arrancamos de cero con 365 hojas en blanco para escribir grandes ideas

2. ¿Cuál será tu principal objetivo?

La ruta es clara, continuar haciendo trabajo relevante para los clientes y lograr llamar la atención de nuevos prospectos. Otro de mis objetivos es que Rock and Roll sea la agencia en la que todos quieren estar, tanto profesionales como clientes.

La idea es poder consolidar un equipo creativo que no solo esté formado por “creativos”, sino que todos los departamentos puedan involucrarse y aportar con ideas o perspectivas de nuevos negocios.

3. ¿Qué crees que les falta a las agencias bolivianas?

Coraje, creo que hace falta ser más provocativos y tener el valor de llevar a cabo las ideas. También creo que hay que juntarse más con los clientes, desarrollar los briefs en conjunto, sentarse a charlar sobre los objetivos específicos que tienen, poder escarbar y encontrar esas oportunidades de oro con cada marca.

Los que trabajamos en agencias deberíamos ser apasionados de las ideas, buscar los lugares para que nazcan y que nuestros clientes puedan sentir eso, porque en ese momento ellos empezarán a creer y a confiar.

4. ¿Cómo has vivido esta cuarentena a nivel laboral?

Al inicio un poco raro porque todo se estaba acomodando y todos estábamos tratando de encontrar el camino. Creo que el 2020 fue muy productivo a nivel creativo, porque me tocó replantear muchas ideas y campañas que estaban planificadas con otros objetivos y otros presupuestos, eso hizo que afináramos la puntería y optimizáramos recursos.

5. ¿Crees que el consumidor boliviano ha cambiado?

Totalmente, pero no creo que cambió enteramente, es decir, los nuevos factores como miedos, limitaciones y precauciones han hecho que las personas generen más puntos de contacto.

Muchos piensan y están seguros de que el digital es el nuevo manual, pero al final ni bien podamos, todos vamos a volver a la normalidad, aún no sé cómo pero va a pasar. Las personas, en su mayoría, van a volver a sus viejos hábitos, su forma de vivir, de actuar y de consumir, es obvio que algo cambiará, pero no sé si tanto.

6. Se leerá cliché, pero ¿Cuál es tu principal fortaleza y tu debilidad como creativo?

La verdad es que no hice mi FODA en cuarentena, así que es buen momento para descubrirme, jajaja.

Pienso que mi mayor fortaleza es haberme formado como Director de Arte pero también haberme interesado mucho por escribir todo el tiempo, porque esas dos cosas me han dado una gran capacidad de síntesis, eso en publicidad es muy importante. Pienso que ser un creativo híbrido te da mucha ventaja porque piensas de forma más integral.

Mi gran debilidad puede ser que me enamoro y me aferro muy rápido a las ideas, y es como un acumulador cuando guarda cajas, frascos, entradas de conciertos, papeles, etc. A veces cuando uno se enamora tanto de una idea piensa que la va a necesitar y ese apego hace que no le dé paso a una mejor.

He aprendido a dejar que la idea repose y si al siguiente día ya no me parece tan buena, la descarto y paso la página, eso también te ayuda a ser mejor creativo porque el filtro se cierra más.

7. ¿Cuál es el área de la publicidad donde te sientes como pez en el agua? Sin dejar de ser Oso, claro.

Jajaja. Sin duda alguna la dirección de arte. Me encanta lo visual y en todos los trabajos trato de que hayan códigos interesantes.

Aquí siempre está la búsqueda constante de explorar otros campos y ver cómo encontrar soluciones gráficas diferentes y alejarnos de la primera idea. Me parece que lo más lindo es cuando la publicidad deja de ser publicidad y se convierte en una pieza estética hermosa, tanto así que la quieras imprimir o poner de fondo de pantalla.

8. ¿La Escuelita seguirá siendo parte de tus planes?

Sí y más que de mis planes, de mi vida.

La Escuelita es esa parte que siempre busqué porque me apasiona mucho la creatividad y tener la oportunidad de inspirar a los chicos que recién empiezan, es increíble.

Aparte es uno de mis grandes logros, primero haber sido alumno y ahora ser profesor.

9. Tu campaña favorita del 2020 y por qué la consideras así.

“Bankinter, el banco que ve el dinero como lo ves tú”.
Esta campaña no solo es hermosa desde el concepto sino que fue tremendamente oportuna, salió justo en ese momento en el que nadie sabía qué iba a pasar y que necesitaba tener la esperanza de poder volver a tener la vida de antes. Eso hizo que la gente vea al banco desde otro lado.

La canción (volverán esos momentos) es preciosa, llena de verdades, de valentía, de esperanza y de empatía, realmente inspiradora y que te pone los pelos de punta. La dirección de arte es perfecta con un craft tan bien cuidado que te cuenta de manera sencilla varias historias dentro de un mismo contexto.

10. ¿Qué consejos puedes darles a las marcas en este contexto?

Las marcas deben dejar de ser acartonadas, animarse y confiar más en las agencias, entender mucho más a las personas y olvidarse de “las personas no van a entender” o “no queremos que la gente piense”. Bajo esa textura, las marcas deben sorprender, ser más interesantes y emocionar para que luego eso genere una conversión.